lunes, 7 de diciembre de 2009

INMACULADA CONCEPCIÓN DE MARÍA: FIESTA DE LA VIDA Y LA SOLIDARIDAD




María fue exaltada por Dios a la gracia santificante y limpia que el ser humano perdió al momento de pecar en el Jardín de Edén. Ella es la “llena de gracia”, expresión donde se aduce claramente la abundancia y singular grandeza por no haber mancha alguna de pecado, un estado maravilloso del alma de un humano en unión con Dios; la Madre del Redentor demostró, durante toda su vida, esta gracia reflejándola en la obediencia a las leyes de Dios y en que nunca ofendió al Señor con sus acciones o estilo de vida.

El 8 de diciembre de 1854, el Papa Pío IX, en su Bula Ineffabilis Deus, proclamó el Dogma de la Inmaculada como doctrina de origen apostólico “…declaramos, proclamamos y definimos que la doctrina que sostiene que la beatísima Virgen María fue preservada inmune de toda mancha de la culpa original en el primer instante de su concepción por singular gracia y privilegio de Dios omnipotente, en atención a los méritos de Cristo Jesús Salvador del género humano, está revelada por Dios y debe ser por tanto firme y constantemente creída por todos los fieles…”


ORACIÓN A LA INMACULADA

CONCEPCIÓN

Inmaculada Madre de Dios, Reina de los cielos, Madre de misericordia, abogada y refugio de los pecadores: he aquí que yo, iluminado y movido por las gracias que vuestra maternal benevolencia abundantemente me ha obtenido del Tesoro Divino, propongo poner mi corazón ahora y siempre en vuestras manos para que sea consagrado a Jesús.

A Vos, oh Virgen santísima, lo entrego, en presencia de los nueve coros de los ángeles y de todos los santos; Vos, en mi nombre, consagradlo a Jesús; y por la filial confianza que os tengo, estoy seguro de que haréis ahora y siempre que mi corazón sea enteramente de Jesús, imitando perfectamente a los santos, especialmente a San José, vuestro purísimo esposo. Amén.

San Vicente Pallotti

No hay comentarios:

Publicar un comentario