jueves, 12 de febrero de 2009

Nuestro Titular

CRISTO DE LA BUENA MUERTE
Talla de Francisco Bonilla Villalba
Parroquia de Santa Marina de Aguas Santas
Fernán Núñez (Córdoba)
La imagen del Santísimo cristo de la Buena Muerte es una soberbia talla de un crucificado de tres clavos en tamaño natural de extraordinaria factura y correcta anatomía. Posee fuertes connotaciones del barroco castellano del siglo XVII. La corona está tallada, y con la cara caída y vuelta a la derecha. El sudario es también tallado y anudado a la derecha, policromado en color marfil con estrellitas doradas. Llama poderosamente la atención su magnifica policromía verde azulada propia de un cadáver.

El Autor: Francisco Bonilla
Francisco Eugenio Bonilla Villalba nació en Fernán Núñez en 1919. Su primer contacto con la arcilla fue en el tejar de Antonio Gallego. Posteriormente trabajó de “folleque” en la fragua de Joaquín Galán, donde toma contacto con el metal y sus posibilidades expresivas.
La guerra dejará una profunda huella en su estómago que marcará el resto de su vida. Tras acabar el bachillerato, en 1937 ingresó en la Escuela de Artes y Oficios de Córdoba, de allí se trasladó a Sevilla, para estudiar en la Escuela de “Santa Isabel de Hungría” y después marcharía a Madrid, para proseguir su formación en la Escuela de Bellas Artes de “San Fernando”, donde realiza la especialidad de Escultura. Sus continuos problemas de salud dificultaron enormemente su desenvolvimiento profesional, imposibilitándole para explotar por completo las excepcionales capacidades artísticas que poseía. A pesar de los padecimientos que hubo de sufrir a lo largo de su vida, su combativa naturaleza se sobrepuso a las distintas adversidades, aunque su obra escultórica quedara, en lo sucesivo, condicionada por éstas dolencias, ya que no podrá acometer proyectos de gran volumen, para lo que, sin duda, estaba magníficamente cualificado, como podemos constatar en las escasas realizaciones de gran formato que, excepcionalmente, llegó a realizar. Aniano Pérez Comendador ejerció como enseñante una poderosa influencia sobre el joven, hasta el extremo de que la primera etapa de Bonilla se caracterizó por una consideración temática y estilística similar a la de su maestro, una escultura figurativa de tono modernista, que bebía directamente de las fuentes mediterráneas. Posteriormente, vino a definir sus trabajos desde una óptica realista donde, a veces, también había lugar para una cierta idealización en la resolución final de los motivos. Los retratos y el desnudo fue­ron los temas preferidos en esta etapa. Durante una etapa de su vida, la que sigue cronológicamente a su recuperación, se centró casi obsesivamente en la imaginería, realizando importantes esculturas. En 1955 realiza su primera y posiblemente la mejor obra de este tipo, la imagen del Santísimo Cristo de la Buena Muerte, de un tremendo patetismo y de dulzura impresionante, tallada en madera y que donó al pueblo. En 1961 realiza por encargo de la cofradía la imagen de Nuestro Padre Jesús Caído, también obra magistral tallada también en madera, con un rostro que transfigura dolor y esperanza, dulzura y comprensión. Estas dos obras bastarían para que el nombre de Francisco Bonilla quede inscrito en la nómina de los más famosos imagineros andaluces. Un proyecto, tristemente no realizado, fue el de un Descendimiento, grupo escultórico con cinco imágenes que pensaba realizar para la Hermandad del Santísimo Cristo de la Humildad. Quizás la temática más querida por Francisco Bonilla fuera la animalística, en la que se instituye como uno de los más cualificados intérpretes de nuestro país. Si alguien ha sabido captar en toda su exquisitez la belleza del arte taurino y la majestuosidad de los animales salvajes que habitan nuestras sierras, ese ha sido precisamente Francisco Bonilla Francisco Bonilla murió en 1979 y muchas obras quedaron durmiendo en el barro del boceto. La Agru­pación de Cofradías le concedió a titulo póstumo el nombramiento de hermano mayor honorario, y el Ayuntamiento rotuló con su nombre la calle en que nació.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada